Raquel Pérez y Javier Albalá en

“MATA A TU ALUMNO”

Una comedia violenta sobre la influencia de la literatura, la importancia de la familia y las consecuencias del tenis.

Una madre y esposa que no sabe porqué su marido ha matado a uno de sus alumnos reventándole la cabeza con una raqueta de tenis. Un escritor que no sabe que alguien ha utilizado su última novela como guía para cometer un asesinato. Un profesor que ha puesto fin al bullying que recibía y dos adolescentes, uno que simplemente necesita hablar con su padre y otro al que le acaba de cambiar la vida para siempre.

SINOPSIS

Mata a tu alumno es una comedia negra, sarcástica y con un terrible detonante.

La protagonizan dos personajes adultos que no saben escuchar hasta que el miedo les hace pararse y mirar a su alrededor, un tercero que poco a poco ha ido cayendo en un viaje sin retorno y que contrastan con los dos jóvenes hijos de dieciocho años que buscan reafirmarse ante sus progenitores mientras buscan su lugar en el mundo.

Cinco personajes entrelazados por dos actores y una actriz en un juego dramatúrgico de paralelismos entre realidades y metafísica teatral.

Incertidumbre y falta de sensorio común, conceptos que se reflejan en los personajes mientras lidian y se aferran al intento de encontrar un culpable siempre de puertas a fuera, algo que a título personal me parece fácil de encontrar ya no sólo de una forma evidente en la clase política, los medios de comunicación y entretenimiento masivos, sino en las relaciones humanas como consecuencia.

La ausencia de referentes que sufren los personajes es uno de los puntos que más me llamó la atención de la pieza. Cómo en una sociedad tan tecnócrata y llena de estímulos externos de repente nos puede dejar huérfanos de seguridad y patrones a los que estamos acostumbrados.

El texto de Carles Mallol juega muy bien con todas estas cuestiones para llevarnos a un agónico proceso lleno de comedia y violencia eso sí, en un ambiente familiar.

Gorka Lasaosa

Haz clic aquí para más información.