LLEGAR A LA META

Entre los momentos buenos 

de este arte del no hacer 

destacaría el primero: 

el despertar a tu lao 

mientras aún profundo duermes, 

mirando al techo, al regalo 

que fue un mandala de plumas 

que evitan los sueños malos, 

en él giran fotos tuyas 

disfrutando del verano. 

Libros de derviches suman. 

El silencio no es alerta. 

Días de fuerte tormenta 

y el río que cruza el patio. 

Corazón fuera de venta 

lo estremece el calorazo. 

Qué feliz, no siento losa 

y a mi lao respiras mientras 

y a los pies la perra goza 

y tumbá se despereza 

y nada quiebra. 

 

Y es porque nada está herío, 

todo vive dentro casa, 

peces, pájaros y hormigas 

y hasta el cactus de la casa 

ha sido siempre uno más 

y por más que miro y miro 

me parece puro y limpio,

sin heridas está el nío, 

o son heridas pequeñas. 

Que me cuesta a mí entender 

qué tan difícil saber 

Qué hacen hombres y mujeres 

negándose a conquistar 

estos plácidos quereres. 

Vaya coche, vaya casa, 

cómo se puede pensar 

en una autocontención, 

sobriedad y austeridad 

con tanta plata, 

con tanta plata en acción.

Cómo se puede pensar 

en conversar y en hablar 

si ahora todas las palabras 

son de la publicidad. 

Cómo se puede pensar 

en confiar en los sueños 

si hace tiempo que los sueños 

dejaron de ser ya nuestros, 

Y cómo se puede pensar 

en poner las flores en alto 

si las pobres siempre están 

escondidas en el asfalto, 

Cómo se puede pensar 

que es igual bajo que alto, 

pues ya ves, 

si todo sigue un precio por día, 

cómo se puede pensar 

en ser uno mismo 

si nadie hoy reconocería 

quién se esconde en cada papelón. 

Cómo se puede pensar 

hasta en el comer bien

si los transgénicos reinan 

de la cabeza a los pies. 

El agua ya es de botella 

y el animal vive en jaulas 

y los bebés en las aulas 

durmiendo sobre carpetas. 

 

Cómo se puede pensar 

en disfrutar de la paz 

si caen tres cada segundo, 

pensar en filosofar 

sin un sustento seguro. 

Cómo se puede intentar 

admirar alguna estrella 

si su luz no va a llegar 

con tanta bombilla intensa 

rompiendo la oscuridad. 

Cómo se puede pensar 

en ser feliz alguna día 

si el capital en la brecha 

no para de provocar 

más almas insatisfechas, 

Cómo se puede pensar 

en pensar y hacer conciencias 

si es frenético el andar, 

si no importa el caminar, 

solo llegar a la meta. 

 

LEGAR A LA META es una adaptación que la heterodoxa cantaora Rocío Márquez hizo de los poemas Entre los momentos buenos del día Como se puede pensar en comer bien de Antonio Orihuela y que incluyó en su último disco VISTO EN EL JUEVES.

Si te ha gustado, te puede interesar también esta entrada: El emprendedor, de Alfredo Sanzol.

« Volver Atrás